Tuve un sueño hermoso contigo. No es la primera vez que sueño así, pero quizás tú soñaste lo mismo, quizás por primera vez tuviste este sueño, pudimos habernos comunicado a través de nuestros pies.

El sol iluminaba nuestras pieles, lo único que vestíamos en nuestra felicidad desvergonzada e indetenible. Dejar que los días fluyeran así sin más, despreocupados y radiantes. Como nosotros, con el descaro de sonrisas intermitentes que no eran de nadie más excepto de nosotros mismos.

El tiempo se detuvo para siempre. Las 10:43 eternas y libre de juicios e interpretaciones etéreas.

Él nos pidió obediencia pero estábamos sordos por el éxtasis de la tentación creciente. Yo quería apoderarme de tu sexo mientras trepábamos para alcanzar las frutas más altas. Te escribí un poema en la piel de la espalda siguiendo la armonía de las constelaciones de tus lunares…

Ellasaliódeti me dijo Él. Yo quiero, por lo justo, entrar en en ti. Si este Edén es un sueño, no quiero despertarme nunca, te digo. No lo oyes, nunca oyes. Tú tienes tu propio Edén, tú solo quieres la manzana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s