He acumulado demasiadas cartas, demasiados recuerdos, demasiadas soledades. Acumular soledades es como ganar peso. Lo malo de la soledad es que se acumula entre los huesos, los descalcifica, los fractura. Y todas esas cartas que se quedan en los cajones ahora se sienten más pesadas que antes.

Cuando la soledad te invade el cuerpo ya no hay mucho que hacer. Uno intenta sacársela, como cualquier infección y ella se resiste, se extiende, profundiza, se adentra y se crece en los miedos y te quiebra de espanto, en los día de mucha luz la sombra de tu propio cuerpo es más oscura para recalcarnos lo solo que estamos. Pero uno tiende a ver la soledad como la enemiga, y en ese momento en que ella se ha apoderado de tu cuerpo y de tus días y te debilita las ganas mientras te sostiene la garganta sofocándote, solo existe un segundo correcto para aceptarla y no morir.

Por ahora sigo vivo pero he venido ganando peso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s