Señalamos hacia el futuro como si el tiempo estuviera pintado en la pared; señalamos Irlanda, fría, como el café sobre la mesa, apuntamos a Francia y creemos reconocernos en des Champs-Élysées como en un déjà vu invertido, como si algo dentro de nosotros supiera que ya hemos estado ahí. Y nuestras risas estallan en chispas tecnicolor.

Pero comienza a hacer un frío púrpura, áspero; y todo lo que hemos señalado se ha perdido con el último sorbo del frappuccino irlandés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s